OUR BLOG

Romina Ibiza Villas

Los 8 trámites legales necesarios para comprar una propiedad en Ibiza

Photo: Shutterstock

El procedimiento legal para comprar una propiedad en Ibiza es diferente al de la mayoría de los países. En Ibiza se aplican leyes regionales muy específicas, además de la legislación nacional y de la UE. Debido a su tamaño y condición, existen procesos burocráticos que son indispensables para protegerse a la hora de comprar una propiedad. A continuación, encontrará una guía paso a paso de los trámites que debe seguir, cuáles son sus obligaciones legales y qué debería hacer para que el proceso resulte más llevadero.   

Paso 1: Tomar la decisión de trasladarse a Ibiza

Lo primero que debe hacer para poder comprar una casa en Ibiza es solicitar un número NIE. Se trata de un número emitido por el gobierno que actúa como un número de seguridad social. Lo necesita para pagar sus impuestos en España y no podrá comprar una propiedad sin él. Eche un vistazo a nuestra entrada anterior para saber más al respecto.

Paso 2: Encontrar la casa adecuada para comprar

Uno de los documentos más importantes a la hora de comprar una propiedad es la Nota Simple. En este documento se detalla qué es lo que está inscrito en el Registro de la Propiedad. Indica claramente quién es el propietario de la propiedad y si existe alguna deuda pendiente.

Paso 3: Comprobar los aspectos legales

Considere la posibilidad de contratar a un abogado o a un gestor. Un gestor es un administrador autorizado que puede contratar para que se haga cargo de los trámites burocráticos con el estado. El gestor puede asegurarse de que la documentación esté en orden, pero no puede ofrecer asesoramiento legal. Contratar a un abogado generalmente es más caro que contratar a un gestor, pero como representante legal independiente está obligado a velar por sus intereses, le avisará en caso de que existan inconvenientes o problemas con la propiedad y hará las modificaciones contractuales necesarias para protegerle contra ellos.

Paso 4: Hacer una oferta por la propiedad

Asegúrese de proteger sus intereses. Si el vendedor acepta la oferta, es conveniente que ambos firmen un contrato de reserva. Este contrato obliga al vendedor a retirar la propiedad del mercado a cambio de una pequeña señal. Además de retirar la propiedad del mercado, el propietario también está obligado a vendérsela al precio acordado. Si finalmente decide no comprar, perderá su señal (a no ser que existan problemas legales que afecten a la propiedad).

Paso 5: Compromiso de venta

Ahora es el momento de firmar un contrato privado de compraventa. Llegados a este punto, deberá pagar un depósito completo, que generalmente asciende a alrededor del 10 % del precio de la propiedad, y acordar un plazo para firmar las escrituras. Si el vendedor se echa atrás después de firmar este documento, estará obligado a devolver el doble de lo aportado.

Paso 6: Concluir la compra

Deberá concertar una cita con un notario público para formalizar la compra. El notario es un funcionario público del Estado que documenta actos jurídicos.  El notario no representa sus intereses, su única función es la de garantizar la legitimidad de los documentos en los que interviene, pero puede elegir al notario que desee. Generalmente, se designa a un notario de la localidad a la que pertenece la propiedad para facilitar que todos los asistentes puedan acudir a la cita.

Paso 7: Pago final

Ahora deberá transferir las cantidades correspondientes a honorarios e impuestos. Firmar la escritura para formalizar la venta y recibir las llaves de su nueva casa. A partir de la formalización de la compra, tendrá un plazo de 10 días para informar al Registro de la Propiedad del cambio de titularidad; su notario podrá encargarse de ello en su cita si se lo solicita con suficiente antelación.

Paso 8: Mudarse a su nueva propiedad en Ibiza

Contrate a un gestor para que le ayude a solicitar la residencia, el permiso de conducir o si desea registrarse como autónomo o crear una sociedad limitada. El gestor es una profesión exclusivamente española, que proviene de una época en la que el analfabetismo era habitual y la burocracia en España era compleja. Por una módica tarifa, le indicará el lugar correcto y la cola correcta para resolver todo tipo de obligaciones cívicas.